Fue un sueño

Recomiendo su lectura con la música de Sting:



Soñaba con él a menudo. No era extraño porque ocupaba la mayoría de sus pensamientos durante el día.
Sin embargo, ninguno de sus sueños era tan excitante como el que estaba teniendo esa noche.


Estaban acostados en su cama. Él estaba encima de ella, besándola.
Le quitó la camiseta que usaba para dormir. Supuso que él también estaba desnudo porque sentía muchísimo calor. Pero no pensaba abrir los ojos para comprobarlo. Temía despertarse si lo hacía.



La sensación de sus manos acariciándola de arriba abajo debía ser fruto de su imaginación.
En el sueño sus besos eran igual que en la realidad: el mismo sabor embriagador y el mismo ardor cuando su lengua se introdujo en su boca.
Él le lamió todo su cuerpo empezando por sus labios y bajando hacia sus piernas. Iba a volverla loca de deseo.
La besó de nuevo y se introdujo en ella despacio, saboreando el momento.
Ella se pegó a él, logrando que la penetrara aún más. Fue una sensación tan exquisita que repitió el movimiento una vez... y otra.
De repente sintió un cúmulo de sensaciones. La explosión de placer sobrepasó los límites de su imaginación y los dos alcanzaron el clímax a la vez.
Y justo en ese momento despertó. Estaba en la cama desnuda, sudorosa y con la respiración agitada pero sola.
Había sido sólo un sueño, un maravilloso sueño.